Teletrabajo.

Artículo de Mª Luz González Rodríguez, Responsable de Acción Sindical de STEs-i


Desde que comenzó la pandemia la forma de trabajar ha cambiado, ahora el trabajo ya no es necesariamente de forma presencial, pero…

Teletrabajo

¿Qué es el teletrabajo o trabajo a distancia?

•Trabajo a distancia

Entendido como la forma de organización del trabajo o de realización de la actividad laboral conforme a la cual esta se presta en el domicilio de la persona trabajadora o en el lugar elegido por esta, durante toda su jornada o parte de ella, con carácter regular. Por ejemplo, puedes estar en casa diseñando un puente y no necesariamente necesitas estar conectada de forma telemática.

•Teletrabajo

Aquel trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación.

Durante el confinamiento, el trabajo a distancia fue la solución para que muchas empresas no llegaran a la quiebra y aunque hay legislación previa, es cierto que en el estado español no se había tenido en cuenta esta posibilidad en la mayoría de las empresas, es más, estaba mal visto y se entendía como un intento de trabajar menos.

Según datos recogidos, en toda la UE el trabajo a distancia se llevó a cabo en casi todos los países, como medida para reducir el impacto de la reducción de la producción. En España es donde menos se ha generado este aumento del teletrabajo llegando a un 30%, esto también puede ser debido no solo al rechazo al teletrabajo si no a la imposibilidad de realizarlo a causa del tipo de empleos que hay.

Ahora mismo, a nivel legislativo, hay un Real decreto-ley 28/2020 del 22 de septiembre que regula el trabajo a distancia, que regula a quién afecta, las obligaciones vinculadas a las mismas, la igualdad de derechos proclamados, etc.

Falta el desarrollo normativo en las distintas comunidades.

Población activa con capacidad de teletrabajar:

  • 49,8% corresponde a técnicos y profesionales científicos e intelectuales.
  • 20% contables, administrativos y otros empleados de oficina.
  • 17,7% perfiles de dirección y gerencia.
  • 10,7% en el caso de perfiles técnicos y profesionales de apoyo.

¿Cómo ha afectado y puede afectar el teletrabajo a las y los trabajadores?

Según varios estudios se ha comprobado que:

  • No se desconecta, un gran riesgo que puede afectar a la vida personal.
  • Las personas sin experiencia pueden sentirse inseguras y sentir ansiedad, agobio.
  • Soledad, aislamiento, escaso contacto social que puede afectar a la salud mental de las personas que teletrabaja. La falta de contacto con otras personas puede pasar factura. Se puede producir apatía, depresión…
  • Falta de medios, no tanto informáticos como de espacios, sillas adecuadas,…
  • Espacio físico exclusivo, no todo el mundo dispone de un despacho específico para poder llevar a cabo el teletrabajo.
  • Incapacidad para adaptarse a las circunstancias.
  • Dificultades para la negociación colectiva. Se pierde la capacidad de negociación y presión sobre la empresa de manera colectiva.

Y ¿cómo afecta a las mujeres?

  • Sobrecarga de trabajo. Las tareas en muchos casos se duplican o triplican.
  • Vuelta a encerrarse en el hogar.
  • Asunción en exclusividad de los cuidados.
  • Se puede considerar sustituible el puesto de trabajo de la mujer.

Dato significativo: El paro ha aumentado en 29.780 personas, siendo 20.327 mujeres, lo que supone un 68,5%. La tasa de paro femenina sube 1,67 puntos y se sitúa en el 18,39%. La masculina se incrementa 26 centésimas y queda en el 14,39%.

El mayor de los efectos: LA CARGA MENTAL

Las mujeres que han trabajado online y conviven con otras personas en casa (pareja, hijos/as, padres) han tenido un 29% más de responsabilidad de cuidado de dependientes que los hombres en las mismas condiciones. Un mayor grado de cuidado de dependientes durante las horas de trabajo ha provocado una menor concentración en el trabajo, menor capacidad de desconexión y relax y mayor fatiga, según esta investigación. Según un estudio reciente del Centro Trabajo y Familia del IESE

La carga mental:

Es el conjunto de tensiones inducidas en una persona por las exigencias del esfuerzo mental y emocional en un determinado contexto, se ha extendido con rapidez, del espacio de trabajo, al ámbito familiar y doméstico. (https://www.areahumana.es/carga-mental/)

El 71% de las mujeres sufre carga mental, y sólo el 12% de los hombres lo experimenta.

La lista de tareas y preocupaciones que suele ocupar la mente de muchas mujeres es interminable. Además de las propias de su desempeño profesional o laboral, se añaden las propias del cuidado del hogar que recaen con mayor intensidad en ellas.

Algunas de estas tareas, sin pretender ser exhaustiva, abarcan desde garantizar una adecuada alimentación, vestimenta, mantenimiento del hogar y salud de los miembros de la familia, hasta realizar funciones de apoyo escolar, consejo y apoyo emocional, relaciones sociales o el mantenimiento de lazos familiares y comunitarios.

La sobrecarga física, emocional y mental que supone un reparto desigual de los cuidados y responsabilidades en el ámbito familiar, y la conciliación de estas responsabilidades domésticas con las profesionales o laborales, es un tema gran relevancia.

  1. No es un trabajo cuantificado. Al ser un trabajo mental, es invisible, al no verse (tan solo se perciben los resultados sin valorar cómo se ha llegado a esa situación en que las necesidades de la familia están cubiertas) no es valorado por el entorno, incluso nosotras mismas no lo valoramos. Pero el que no lo valoremos incide enormemente en la aparición de malestar, cansancio, irritabilidad y que en ocasiones nos veamos sobrepasadas.
  2. Todo ello lleva a generar sentimientos de sobrecarga, por todo lo que se tiene que atender, lo que lleva al estrés emocional. El resultado es que disminuye el grado de percepción de autoeficacia y afecta de un modo notable a la autoestima (McLean & Anderson, 2009).
    Esta situación viene derivada de los roles de género que las mujeres tenemos interiorizados, que nos sentimos con la responsabilidad de cumplir con todo aquello que se espera de nosotras.
  3. Es un trabajo poco gratificante. El tipo de tareas y demandas en el ámbito familiar y doméstico, por sus especiales características, conlleva afrontar contratiempos, esfuerzos de regulación emocional, solución de problemas, conflictos y sortear dificultades que, si bien constituyen sucesos menores, de moderada o baja intensidad, al ser frecuentes y cercanas, tienen una gran significación para la salud de las personas (Lazarus & Folkman, 1987; Sandín, 2003).

Soluciones:

La Organización Mundial de la Salud (OMS, 1993) define la Salud Mental como “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”. E insiste en que “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

A nivel social:

  • Legislación que regule el teletrabajo y donde se especifique el derecho a la desconexión.
  • Corresponsabilidad, pero no solo en el ámbito familiar, sino que las administraciones tienen que crear una red de cuidados pública que permita al conjunto de la sociedad, a las mujeres y a los hombres, poder llevar la vida con total plenitud. Cuidados comunitarios
  • Dar el valor que se merece a los cuidados y ponerlos en el centro de las políticas sociales.
  • Establecer políticas para evitar la desaparición de las mujeres de la vida pública.

A nivel Personal:

  • Reflexionar sobre las normas y roles de género que pueden estar afectando nuestra situación, darnos cuenta que la presión social condiciona nuestra vida.
  • Buscar estrategias para afrontar la situación.
  • Ser consciente de ideas y creencias erróneas o perjudiciales. Los estereotipos han influido en la construcción de nuestra identidad, es necesario analizar su validez para romper con ellos.
  • Practicar una comunicación asertiva.

.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.