Programa SKOLAE: la víscera ataca al cerebro

Foto: Marián Moreno

Artículo de  Marián Moreno Llaneza, coautora de SKOLAE. SUATEA. Asturies


El programa Skolae nace por la inquietud de unas autoridades educativas de Navarra que quieren que las leyes se cumplan, que realizan un estudio de la situación de la educación para la igualdad en su territorio y se dan cuenta de que no basta con el voluntarismo para que las leyes sean cumplidas de manera sistemática. Por ello, Skolae tiene sus inicios en una idea muy simple: articular las estrategias posibles para cumplir las leyes.

Para ello, el Departamento de Educación de Navarra cuenta con una persona técnica en igualdad, con experiencia ya en programas de coeducación: Pilar Mayo Falque y ella convoca al equipo de personas expertas que cree que podemos articular un programa complejo para que llegue a los centros educativos con claridad, asesoramiento, formación y puesta real en práctica: Miguel Ángel Arconada Melero, Carmen Ruíz Repullo y yo misma.

Skolae tiene como objetivo principal: “Elegir el proyecto vital propio desde la libertad y la diversidad de opciones, sin condicionantes de género, aprendiendo a identificar las desigualdades, a luchar contra ellas y a ejercer su derecho a la igualdad en el ámbito de su cultura, religión, clase social, orientación o identidad sexual, situación funcional, etc.”
Y se sustenta en cuatro ejes de contenido que articulan, tanto la formación del profesorado como las propuestas de actividades de cara al alumnado:

  1.  Crítica y responsabilidad frente a la desigualdad.
  2. Autonomía e independencia personal.
  3. Liderazgo empoderamiento y participación social.
  4. Sexualidad y buen trato.

Todo el programa se presenta en el primer año en el Parlamento navarro, en el Consejo Escolar de la comunidad, en prensa, etc. y es acogido de manera positiva. Se produce el pilotaje en 16 centros durante todo un curso y hay formación a profesorado, a familias y a alumnado, no hay ningún escándalo con el programa. Se producen los ajustes necesarios después del pilotaje y se generaliza a los primeros cien centros propuestos.

Y aquí estalla la bomba mediática ¿por qué en este momento? ¿por qué no en el año del pilotaje? ¿por qué con tal virulencia? Pues está claro, porque la igualdad no les importaba un pimiento ni a los medios de comunicación ni a la clase política más reaccionaria, pero en ese momento se empieza la precampaña electoral para las elecciones autonómicas y locales y entonces sí interesa crear bombas mediáticas y hacer mucho ruido, sobre todo si es para oponerse a que la igualdad y la diversidad sexual llegue a las aulas.

De repente, sin esperarlo porque éramos simples docentes haciendo nuestro trabajo lo mejor que podíamos y sabíamos, nos llovieron, por redes sociales y algunos medios de comunicación, insultos y amenazas tales como: pederastas, pedófilos, pro prostitución de menores, adoctrinadores, dictadores (todo en masculino, porque la ignorancia no entiende de inclusión ni para insultar), etc.

Y llegaron las denuncias, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra nos llama a testificar a todo el equipo redactor y al equipo de tutorías de la formación del profesorado. No es situación grata para nadie, pero el apoyo recibido por la sociedad navarra, por organizaciones feministas, por sindicatos, por colegios e institutos, por partidos políticos y por colectivos lgbti hicieron que aquella entrada por la Plaza del Tribunal mereciera los desvelos y la preocupación de tener que declarar. Nunca agradeceremos bastante todos los apoyos de la sociedad democrática en esos momentos.

Casi al mismo tiempo que declarábamos, recibíamos un premio UNESCO a nivel mundial: Premio a la educación de mujeres y niñas 2019, y también un reconocimiento por parte del Ministerio de Presidencia en sus premios Menina, y otros premios que se fueron sucediendo; una montaña rusa de emociones y de vivencias que nos marcarán en nuestra vida docente.

En Navarra, después de las elecciones autonómicas, acceden al gobierno otras personas con otro tinte político y nos encontramos con la sorpresa de que destituyen a Pilar Mayo, que era el cerebro de Skolae. Si algo ha tenido este programa es que el sentido de equipo ha sido muy profundo y, por lo tanto, el resto del equipo redactor decidimos abandonar Skolae, porque éramos una mesa de cuatro patas y acababan de serrar una de ellas. Por lo tanto, a partir de ahí ya no tenemos información de por dónde va el programa, ni de sus posibles cambios para no recibir tantas agresiones, nos tememos una degradación del mismo, pero no tenemos datos que lo confirmen. Lo que sí tenemos claro es que durante los dos primeros años de programa, este fue muy bien valorado por el profesorado y por el alumnado, no supuso ningún problema en los centros en los que fue puesto en marcha y la formación fue potente entre el profesorado. Cuando el profesorado se forma en igualdad, no hay vuelta atrás, por lo que podemos asegurar que, pase lo que pase, Navarra cuenta con una base de profesorado formado en coeducación que siempre seguirá intentando la construcción de una sociedad mejor para el futuro.

Cuando el profesorado se forma en igualdad, no hay vuelta atrás (…)

El mayor problema no es testificar en un tribunal, ni siquiera hacer frente, con la estrategia emocional que cada cual cuente, a los insultos y amenazas, el verdadero problema es imponer la cultura del miedo entre el profesorado que coeduca y no digamos ya entre el profesorado que no coeduca pero que podría incorporarse a cumplir las leyes. El miedo a ser denunciada, el miedo a esos ataques, cuando la coeducación es, en casi todo el territorio del Estado, algo voluntario que cada quien hace si quiere y si no quiere no pasa nada, puede llevar a la autocensura. La ultraderecha y los sectores reaccionarios saben perfectamente que no hacen falta nada más que unas pocas acciones de este tipo para que se generalice la sensación de indefensión y para que la estrategia de supervivencia y defensa ante ello sea la inacción.

Por eso, desde las instancias de las autoridades educativas no solamente se debe proteger al profesorado que coeduca, sino que se tienen que articular programas que fomenten, ayuden, formen e insten a los centros educativos a llevar la igualdad y la diversidad sexual de manera sistemática a las aulas.

Ni un paso atrás en la igualdad, Coeducación ya.


url del artículo: https://issuu.com/confederacion_intersindical/docs/clarion_53/s/10211102

Este artículo se publicó en El Clarión nº 53 Especial 8 de marzo 2020 http://organizaciondemujeres.org/el-clarion-no-51-especial-8-de-marzo-de-2019/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.