Aprender en igualdad para construir la igualdad

Experiencia de Aprendizaje-Servicio del IES Padre Feijóo en el barrio de La Calzada, Gijón

| Laura Conde Rubio |
Secretaría de la Mujer. SUATEA

Pegada de carteles Otras miradas

Cuando los estudios sociales sobre la juventud local indican que tu barrio destaca por ser uno de los que presenta más dificultades para que poder acceder a carreras laborales fundamentadas en una formación prolongada, es muy probable que tú, como cualquier adolescente del vecindario en cuestión, ni te enteres. Y si en el instituto alguna profesora, o profesor, se empeña en contártelo, tampoco es que tu organismo lo detecte como amenaza y reaccione automáticamente valorando los riesgos y predisponiéndote para el aprendizaje de forma espontánea.

Sin embargo, cuando esos mismos estudios sociales llegan al profesorado, un escalofrío recorre su programación. Si la docente, o el docente, además, ejerce sus funciones dentro de la legalidad vigente, tal y como se le supone, todas las alarmas coeducativas se dispararan, porque sabe que dispone de un tiempo limitado para llevar a cabo su propósito de educar “en” y “para” la igualdad; de proporcionar al alumnado la información necesaria y las herramientas de reflexión y crítica que ayudan a procesarla, de velar por el desarrollo de una identidad de amplia gama, construida en el marco del respeto y el reconocimiento de la diversidad. Y todo ello, antes de que el alumnado cumpla la profecía estadística del barrio, es decir, antes de que aterricen precipitadamente en el mundo laboral, el de los adultos, con sus relaciones asimétricas, sus roles sexistas, sus estereotipos.

Afortunadamente, cada vez más docentes se aventuran en proyectos coeducativos y exploran nuevas formas de trabajo que no solo repercutan en su aprendizaje, si no en la construcción de una sociedad mejor, es decir, más igualitaria. Un ejemplo de ello es el de nuestra compañera de SUATEA Mer Mediavilla Martínez, coordinadora del Proyecto de Aprendizaje –Servicio “Atrévete a cambiar”–, quien, junto a un grupo de docentes exploradores y aventureros y el, no menos intrépido, grupo de alumnos y alumnas de 1º y 2º de ESO, 3º de PMAR y 1º de Bachillerato del IES Padre Feijóo, plantearon un campaña de “contrapublicidad” no sexista entre la Unión de Comerciantes de su barrio, La Calzada.

Aprovecho el espacio que brinda El Clarión para narrar esta experiencia, que, seguro, servirá de inspiración.

“Atrévete a cambiar” surgió de la necesidad de llamar la atención y sensibilizar a la comunidad educativa y a la ciudadanía del barrio de La Calzada sobre el impacto negativo que tienen los roles y estereotipos sexistas y sus graves repercusiones en la vida personal y profesional del alumnado del instituto y, en general, de la juventud de del barrio: su auto percepción, autoestima, expectativas académicas y personales, salud… Y en este sentido, cabe señalar que la violencia de género es la máxima consecuencia de un sistema basado en el sexismo y la desigualdad de mujeres y hombres.

Los centros educativos pueden, y deben, contribuir a la transformación de relaciones de poder entre el alumnado tratando de establecer los cambios necesarios para asegurar una socialización igualitaria que respete la diversidad de identidades existentes y permita el desarrollo personal tanto de las alumnas como de los alumnos.

Las relaciones entre chicas y chicos siguen siendo asimétricas y se dan numerosas situaciones basadas en el mal trato, abuso… Las capacidades, habilidades y proyectos de vida siguen, en la mayoría de los casos, ligadas al género.

La publicidad es precisamente un lugar donde el sexismo está presente y configura modelos de ser hombre y mujer que son gravemente perjudiciales en una etapa, la adolescencia, en que la búsqueda de la identidad personal y la exploración de modelos de ser y de vivir resultan cruciales.

Por tanto, el punto de partida del proyecto fue detectar y visibilizar con el alumnado los estereotipos sexistas y las ideas que de ellos se desprenden. Para ello, desde los Ámbitos científico-matemático y Social y lingüístico, así como desde las áreas de Cultura Clásica, Valores Éticos, Inglés y Latín, se propuso abordar la publicidad y los anuncios como “mensajes” que son, su contenido explícito e implícito, las contradicciones que plantean; también se analizaron los soportes que utiliza y las cualidades que suelen asignarse a los sexos. El proceso de aprendizaje debía servir para adquirir las herramientas conceptuales y procedimentales necesarias con las que detectar la presencia de prejuicios y situaciones sexistas (realización de encuestas sobre roles/estereotipos) y para tomar conciencia del impacto que los anuncios en prensa, radio, televisión e internet pueden ejercer en la construcción de la identidad y en los hábitos de consumo. Pero, por encima de todo, este proceso debía servir para aprender a quererse, aceptarse y mejorarse sin corsés o imposiciones ideales, y para publicitar la diversidad y la igualdad de derechos y oportunidades de todas las personas.

Así, entre el análisis y la reflexión crítica, fue tomando forma la campaña de carteles “contrapublicitarios”, que abarcó desde la selección de ideas que quisieron plasmar, la de las imágenes y los lemas que debían transmitirlas, pasando por el curso- taller de tratamiento y edición de imágenes necesario para diseñar los carteles, hasta la presentación de la campaña en el Instituto y en el centro cultural del barrio, la difusión en los medios de comunicación local y en las redes sociales del centro educativo y, por supuesto, la colocación de los carteles en los comercios y soportes publicitarios de la zona (cumplida cuenta os ofrecen las imágenes que ilustran este artículo).

El servicio “contrapublicitario” a la comunidad fue posible gracias a la colaboración de la Asociación-Fundación “Mar de Niebla”. Esta entidad, muy arraigada y activa en el barrio desde el año 2004, acoge a parte del alumnado del centro, trabajando en su integración cultural y sociolaboral y lleva varios años desarrollando un proyecto de dinamización del pequeño comercio en el barrio. Fue, precisamente, a través de Mar de Niebla que se estableció el contacto y la implicación de la Unión de Comerciantes.
El trabajo llevado a cabo en el IES Padre Feijóo –Barrio de La Calzada– fue una de las trece iniciativas emprendidas en otros tantos centros educativos de Gijón que se incluyeron en el Proyecto “Otras Miradas. Aprendizaje – Servicio y Prevención de la violencia de género en la adolescencia”. Proyecto que ha sido recientemente galardonado con el “Premio Nacional Aprendizaje–Servicio” en la categoría Igualdad de Género.

Desde la Organización de Mujeres felicitamos a todas las compañeras y a todos los compañeros que, como Mer, se embarcan día a día en esta aventura, muchas veces solitaria y siempre desafiante, que es la coeducación. Gracias por ayudar a construir una sociedad más igualitaria, más justa, mejor.

Bibliografía
RUIZ REPULLO, C. (2016). Voces tras los datos. Una mirada cualitativa a la violencia de género en la adolescencia. Sevilla, Instituto Andaluz de la Mujer.

Roll-up Atrévete a cambiar

Este artículo se publicó en El Clarión nº 51 Especial 8 de marzo 2019 http://organizaciondemujeres.org/el-clarion-no-51-especial-8-de-marzo-de-2019/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.