Feminismo para sindicalistas.

Foto: USTEA

Artículo de  Juana Navarro Martínez. Área de Organización. Confederación Intersindical

Instaladas en la Cuarta Ola, con las mayores movilizaciones feministas de las últimas décadas y la consabida reacción fascista, patriarcal y misógina, no nos queda otra que reflexionar sobre un clásico en el feminismo: cómo trabajar dentro de estructuras patriarcales.

Partidos políticos, sindicatos, empresas… cualquier institución política, económica e incluso social, han sido a lo largo de la extensa historia de amor del capitalismo y el patriarcado espacios dominados por hombres, organizados y pensados para quienes no tenían más responsabilidad que la vida pública y donde poder y/o dinero medían el status social y el éxito personal.

Con el fin de la dictadura y la incorporación de las mujeres a todos los ámbitos se empieza a poner en tela de juicio el funcionamiento de estos espacios, el gran debate sobre si se podía ser feminista y luchar por los derechos de las mujeres y militar, al mismo tiempo, en un partido político, la falta de paridad en los puestos de mayor responsabilidad, la abrumadora mayoría de mujeres en las bases de las organizaciones y los movimientos sociales y su práctica desaparición conforme se iba ascendiendo en la jerarquía de cada organización, las reuniones interminables a horarios intempestivos, el cierre de acuerdos y negocios en los reservados de los restaurantes y locales de ocio, el coste personal para las mujeres que deciden apostar por su carrera, que no para las hombres…

Todas estas cuestiones ya se han analizado en profundidad en los últimos cuarenta años y se ha avanzado, por supuesto, aunque la paridad solo se haya conseguido en lo político –mediante las cuotas–, la Ley de Igualdad solo está empezando a aplicarse en espacios muy reducidos y va mucho más lenta de lo que nos gustaría.

La Confederación Intersindical hizo los deberes, somos una organización feminista, con un espacio propio en la Organización de Mujeres, hemos sido pioneras en la convocatoria de huelga feminista el 8 de marzo de 2017 y nuestro trabajo a nivel estatal e internacional es ampliamente reconocido. Entonces, ¿ya está?

Sabemos que no. Tanto a nivel estatal como a nivel territorial sigue habiendo más hombres que mujeres en los sindicatos, sigue habiendo más hombres que mujeres en puestos de responsabilidad y el trabajo sindical, especialmente tras la pérdida de personas liberadas –que fue la antesala de los recortes con una intención clara de desmovilizar a trabajadoras y trabajadores–, se ha convertido en un trabajo que exige un nivel de compromiso que deja fuera del ámbito sindical la conciliación de la vida personal y familiar.

Por otro lado, como organización asamblearia, es nuestra responsabilidad facilitar la participación de las personas más jóvenes o con menos experiencia, especialmente si son mujeres.

Por otro lado, como organización asamblearia, es nuestra responsabilidad facilitar la participación de las personas más jóvenes o con menos experiencia, especialmente si son mujeres. El abuso de los tiempos en las intervenciones, los discursos “de autoridad”, la apropiación de argumentos previamente expuestos, la repetición de argumentos para introducir “matices”, las interrupciones, la falta de pedagogía para explicar los errores… En fin, cosas que hacemos sin darnos cuenta (recordemos lo de los micromachismos) pero que dificultan enormemente la participación de las nuevas incorporaciones y se agravan con el “nivel experto” de quienes saben ya mucho sobre sindicalismo y sobre la propia organización.

Renunciar a los privilegios implica conocerlos y reconocerlos como propios. La formación feminista debe ir más allá de asumir el discurso de igualdad y equidad, debe calar en la forma de trabajar e interactuar con todas las personas. Cedamos tiempos y espacios, demos un paso atrás para permitir que otras personas den un paso adelante, generemos espacios amables para garantizar el trabajo colaborativo. ¡Formémonos en feminismo! Porque es nuestra responsabilidad. ¡Hagamos feminismo! Porque conseguir una igualdad real pasa necesariamente por cambiar el sistema económico y mejorar las condiciones de vida de las clases trabajadoras, porque atraviesa todas las desigualdades: raza, género, clase, origen, orientación sexual… y pone en el centro el respeto y el cuidado de la vida digna, de la naturaleza y de otra manera de entender el mundo desde la ética del cuidado.


url: https://issuu.com/confederacion_intersindical/docs/clarion_53/s/10211103

Este artículo se publicó en El Clarión nº 53 Especial 8 de marzo 2020 http://organizaciondemujeres.org/el-clarion-no-51-especial-8-de-marzo-de-2019/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.