CUANDO UNA MUÑECA SE CONVIERTE EN UN OBJETO SEXUAL ES ¿ALGO NORMAL? ¿TERAPÉUTICO? ¿DELITO?…

Sonia Blanco Esquivias.

En el mes de octubre el Tribunal Superior de Noruega ha emitido una sentencia que sobrepasó sus fronteras: cinco jueces del alto tribunal acordaron por unanimidad que la comercialización, importación o tenencia de muñecas sexuales que se asemejen  a menores es un delito. Este caso proviene de cuando en 2016 se interceptó en el aeropuerto de Oslo una muñeca de 100 centímetros de largo y con rasgos infantiles, que provenía de Hong Kong.

Estas muñecas poseen gran parecido con niñas menores de 18 años y tienen 3 orificios, e incluyen complementos como pelucas, ojos, lubricantes…no deja ninguna duda que hay una “sexualización de menores” que implica un sustituto de abusos sexuales; ya que no hay ninguna disculpa coherente ante la compra de estas muñecas si no es para un fin sexual.

La polémica está servida, porque hay personas que argumentan que estas muñecas hacen que el daño posible a víctimas humanas se focalice sobre estas muñecas y así evitar un mal mayor.

La industria de las muñecas sexuales infantiles ha encontrado en la pedofilia un amplio mercado que sobrepasa cualquier convicción ética, es dinero y no importa su fin.

En Estados Unidos el incremento de las importaciones de este tipo de “muñecas” hizo que se aprobara una Ley nacional en 2018 que prohíbe cualquier importación de muñeca o maniquí con fines sexuales y parecido a un o una menor. Aunque los ritmos son lentos y la Ley se encuentra parada,  está haciendo que la entrada de estas muñecas se acelere.

En nuestro país no existe una Legislación clara al respecto, no está contemplado en nuestras leyes por lo que no es delito. Para expertos/as en el tema “la venta o difusión de todo lo que pueda conllevar una imagen de un menor o una menor con fines sexuales, debería estar prohibida por ser un contenido denigrante y porque puede atentar contra los derechos de la infancia”. Está claro que no se utiliza directamente a una menor, pero aquellos hombres que optan por este tipo de muñecas dejan ver su orientación sexual claramente y nadie asegura que en un momento dado es utilizada una muñeca y que en cualquier otro momento será una niña de carne y hueso. Lo que está claro es que el uso de estas muñecas debería estar prohibido y que en el fondo es una apología de un delito.

La fabricación es en China y la distribución mayoritaria a través de empresas de compras online

Anuncio de una de estas empresas:

UEEU Muñeca Adulta para Hombres, Muñeca de Silicona semisólida, Muñecas Masculinas para Hombres Juguetes Hombre Placer Infinito Culo Realista para Hombres, Torso de Juguete para Adultos Masculinos.

La imagen que ilustra al anuncio es una muñeca con cara de niña y aspecto de jovencita, el eufemismo “Muñeca Adulta” roza toda la hipocresía que una pueda imaginar.

Está claro que hay venta porque hay demanda, y que tan criticable es una cosa como la otra, pero para eso están las leyes de los países, para intentar por todos los medios que no se produzca ni una cosa ni la otra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.